Cinco aspectos que toda experta en sexo oral debe saber


Por Lincy Acosta

 

Comúnmente se piensa que practicar sexo oral a un hombre es mucho más fácil que practicárselo a una mujer, y sinceramente lo único que facilita esta práctica es la habilidad de apertura que tienen los hombres ante la sexualidad, porque si hablamos de técnica, las dos prácticas tienen una estructura con la que sólo los más experimentados se saben desenvolver.

¡Chicas, no es chupar por chupar! Y tampoco es algo que se pueda practicar al chupar un Bon Bon Bum. Si en verdad deseas una excelente técnica necesitas leer y ejecutarla con una pareja consiente de su sensación y, al mismo tiempo, sincera.

Ahora, no entiendas la técnica como un protocolo que se debe seguir paso a paso: la práctica debe llevar tu esencia, tu estilo. ¡Hagamos una reflexión rápida! Seguramente has escuchado canciones de Michael Jackson. Este personaje tenía un estilo único para componer e interpretar sus canciones, al punto que, así tu jamás hayas escuchado previamente una canción de él, por su estilo sabes que es él quien la interpreta; encuentra tu estilo en el sexo e imprégnale tu esencia, que tu sexo oral sea una experiencia única, que nadie más pueda hacer sentir lo que tu sí. Además, recuerda que hacerlo igual cada que lo practiques a tu pareja promoverá la monotonía, así que te invito a optar por la innovación.

Entendiendo lo anterior, ¿qué cosas son esenciales para llevar a concretar una técnica perfecta? Para ello te propongo cinco puntos importantes:

  1. Usa preservativo sin quitarle sensibilidad a la práctica: Cuidarnos es importantísimo. No podemos practicarle sexo oral a cualquier persona, pues la transmisión de infecciones de trasmisión sexual se promueve en su mayoría ante prácticas como el sexo oral y la penetración sin protección. Una de las excusas más comunes por parte de los hombres para evitar el uso de protección durante el sexo oral es la poca sensibilidad. Esto se soluciona fácil: compra un lubricante extra-caliente, aplícalo en el glande y en la punta del preservativo antes de colocarlo, masturba a tu pareja hasta que empiece a tomar calor el lubricante y comienza a practicar sexo oral de esta forma. Podemos asegurártelo: él tendrá una experiencia inolvidable.
  1. No olvides los testículos: La mayoría de mujeres se concentran en el pene cuando practican sexo oral, y no es lo único que se puede estimular durante éste. Acaricia sus testículos con tu boca. Te recomendamos implementes succiones delicadas.
  1. El glande es el punto más sensible: En técnicas más “profesionales” como la garganta profunda lo que excita al hombre es la sensación de penetración que consigue el glande en la garganta. Así que vale la pena en el sexo oral estimular el glande con la lengua. Haz movimientos circulares de lengua mientras subes y bajas con tu cabeza. Aunque ojo, si abusas de esta estimulación dejará de ser placentera y se tornará molesta, ¡tal cual como pasa con el clítoris de la mujer!
  1. Evita los dientes: Para un hombre no es placentero estimular con los dientes. Si implementas preservativo, puedes romperlo y se siente agresivo con el pene. Te recomendamos guardar los dientes en tus labios y ejercer un poco de presión con ellos. Así, darás la sensación de una penetración en vagina angosta. Algunas mujeres se apropian de su paladar para estimular el glande del pene. Te ensenamos: sólo deja resbalar el glande en tu paladar mientras mueves tu cabeza de arriba a abajo.
  1. Encuentra un movimiento de lengua con el que te sientas cómoda: Hay dos estimulaciones importantes: la que ejercen los labios y la que proporciona la lengua, por lo que es esencial aprender a moverla. Lo que normalmente se recomienda es el movimiento circular, pero también puedes dejar la lengua situada en diferentes partes mientras simulas la penetración. Los movimientos de arriba hacia abajo, por ejemplo, también son exquisitos. Lo importante es mantener un ritmo y una frecuencia definida: esto demostrará experiencia y le facilitara a él alcanzar más fácilmente el orgasmo.

Así que ya sabes, aprópiate de estos puntos importantes e innova en frecuencias, cantidad de tiempo, movimiento y hasta en la inclusión de productos sexuales: un anillo vibrador o un lubricante pueden marcar la diferencia entre una experiencia y otra. 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados