¿Cómo alcanzar orgasmos durante la masturbación?


 Por Lincy Acosta

¡La masturbación es increíble!

Yo empecé a masturbarme aproximadamente a los 8 años. Un día, por casualidad, mi clítoris rozó la punta de la cama mientras veía televisión. Desde allí, empecé a tocarlo sólo porque se sentía delicioso. Cualquier otro día, mi madre observo lo que hacía, me regañó y golpeó mis manos, diciendo: ¡Lincy, eso no se hace! Así que, desde entonces, me masturbo a escondidas.

Hoy, siendo una amante descriptora del sexo en textos, son muchos los mensajes que llegan a mi bandeja preguntando: ¿”Lincy, cómo consigo un orgasmo?” A veces no sé ni por dónde empezar, así que pienso en mi historia y respondo: ¡Empieza por masturbarte!

Para esa época, mi madre no entendía la importancia de la masturbación y tal vez si yo hubiese sido un poco más obediente, no sería quien responde a la pregunta, sino quien la hace.

En la autoexploración descubrí que existen múltiples formas de alcanzar el orgasmo, y en esta ocasión, hablaremos de éstas:

Por la estimulación del clítoris

Quien no estimule el clítoris durante una relación sexual no está haciendo nada. Una mujer pocas veces alcanza el orgasmo sólo con penetración. Con frecuencia necesita de la estimulación simultánea de otras áreas erógenas para alcanzar el grado de excitación física necesaria para la producción del orgasmo.

Para estimular el clítoris puedes lubricar tus dedos con saliva o lubricante y bordearlo con ellos. También puedes mantenerlo presionado mientras masajeas de forma circular. Otra forma de estimularlo es como lo hacen las niñas cuando empiezan a masturbarse: pon una tela (ropa interior, sabanas, toallas) sobre tu clítoris y empieza a general fricción sobre ésta.

Por la estimulación del punto U

El punto U es una zona erógena de la que no se suele hablar mucho, pues todavía no existe documentación científica que esclarezca cómo debe estimularse. Lo que sí es cierto es que por su cercanía al clítoris, los orgasmos son bastante placenteros. El punto U se encuentra en la uretra, más exactamente donde se ubican las glándulas Skene, las productoras del squirt.

La estimulación del punto U debe hacerse con dos dedos (a mi preferencia, el anular y el corazón). Puedes estimularle de igual forma a como se estimula el clítoris, aunque como no se evidencia teoría sobre su estimulación, recomiendo experimentar y hallar la forma más fácil en la que cada una consigue el orgasmo mediante la estimulación de este punto.

Por la estimulación vaginal

Aunque es la estimulación que más se conoce, es la que menos proporciona orgasmos. El orgasmo bajo esta estimulación se concreta muy pocas veces, pues la sensibilidad vaginal es casi nula. Investigaciones han demostrado que sólo la primera parte de la vagina es capaz de proporcionar placer a la mujer, dejando al cerviz con casi ninguna sensibilidad (por lo que desmiente el mito de que “entre más largo sea el pene del hombre, más placer tendrá la mujer”).

Para estimular la vagina en pro de conseguir un orgasmo, puedes usar juguetes sexuales, ojala penes gruesos, no muy largos y con vibración. También puedes introducir tus dedos dentro de la vagina, usa dos o tres y no muevas tus dedos de adentro hacia afuera, pues eso puede maltratarte. Mueve tus dedos sin sacarlos, de arriba hacia abajo, muy rápido y con fuerza.

Por la estimulación del punto G

Concretar este tipo de orgasmo es muy sencillo: debes sumergir en la vagina tus dedos, hasta encontrar en la parte superior, cerca al hueso pélvico, una pequeña protuberancia, una especie de “bolita”. No es muy profundo, basta con sumergir de 3-5 cm tus dedos.

Para estimúlalo, esa bolita que encontraste debe ser masajeada hasta que crezca. Cuando ya la sientas del tamaño de una almendra, debes masturbar de arriba abajo, como si intentaras explotarla contra el hueso pélvico, al lograr “explotarla” consigues el orgasmo, que muchas veces puede venir acompañado de un squirt.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados