Todo lo que necesitas saber sobre el squirt


 

Por Lincy Acosta

Cuando a mí me dijeron hace algunos años que las mujeres también podíamos eyacular, solté una carcajada y pensé: ¿Pero cómo $%$#%^? Hoy le doy gracias a la persona que lo comentó, porque seguramente sin su comentario mi vida sexual no sería tan divertida.

A la eyaculación femenina también se le conoce como squirt. Es más, fue el porno el que propuso el nombre para categorizar los videos donde las chicas chorreaban a los actores con aquello que consideraban, en principio, orina.

Al día de hoy, son muchas las investigaciones que se han realizado al respecto. El squirt fue aceptado por la comunidad científica en el año 2001 y, desde entonces, la innovación en el conocimiento del mismo no ha parado. ¡Es que las mujeres necesitamos experimentarlo y más cuando sabemos que existe!

¿Qué es el squirt?

Además de ser una de las mejores experiencias sexuales que una mujer puede conseguir, es la expulsión uretral de líquido eyaculatorio. En esta expulsión se hace necesaria la participación de tres partes de la anatomía femenina, todas muy famosas: el punto G, las glándulas Skene y el clítoris.

  • El clítoris, que debe ser estimulado todo el tiempo para conseguir lubricación abundante y gran excitación.
  • Las glándulas Skene, para que recojan la lubricación producida en la vagina y la conduzcan hacia la uretra.
  • El punto G, cuya estimulación provoca la expulsión del líquido eyaculatorio y el efecto proyectil en algunas.

Ahora que conocemos un poco de él, solucionemos preguntas comunes:

¿Las mujeres eyaculan o se orinan?

Esta es sin duda una de las preguntas que se realizan con mayor frecuencia, pues antes del squirt son intensan las ganas de orinar; sin embargo, las mujeres que lo han experimentado lo describen de color transparente y sin olor alguno.

Resulta que hacia 1980, los científicos Frank Addiego, Edwin G. Belzer Jr., Jill Comolli, William Moger, John D. Perry  y Beverly Whipple publicaron un estudio con el nombre de Female ejaculation: A case study. Allí describen que a la eyaculación femenina la componen altos niveles de ácido fosfático prostático y glucosa. Pero que adicional a ello, en las muestras también encuentran bajos niveles de urea y creatinina (orina en estado puro). En las conclusiones del estudio, los científicos proponen investigar si la presencia en bajos niveles de orina se debe a que la eyaculación femenina es expulsada por la uretra.

Así que la eyaculación femenina, a pesar de contener cantidades bajas de orina, en definitiva no es producida a partir de la acción de orinar, pues su composición es diferente.

¿La eyaculación femenina siempre sale como proyectil?

En el mismo estudio se plantea que no todas las mujeres eyaculan en igual proporción. Que algunas sólo eyaculan en pequeñas gotas y otras en estilo proyectil. Notaron, asimismo, que a lo largo de la vida se presentan variaciones en la cantidad, sobre todo en la mayor producción de líquido eyaculatorio durante el tiempo, lo que quiere decir que puedes iniciar expulsando gotas que ni alcanzas a notar y con el paso de los años tendrás que acudir a la ducha para tener sexo dada la gran cantidad de líquido eyaculatorio que puedes llegar a expulsar.

En la actualizad se adelantan investigaciones que proponen como hipótesis la existencia de variaciones en la apertura de las glándulas Skene de una mujer a otra. Esto, para explicar por qué algunas mujeres eyaculan con más fuerza que otras.

¿La eyaculación femenina no la pueden experimentar todas las mujeres?

Bueno, no se ha demostrado que una mujer no posea glándulas Skene, y esa sería la única razón por la que una mujer no podría experimentar un squirt. Al igual que todo lo que queremos lograr con nuestro cuerpo, el squirt también necesita entrenamiento y conocimiento propio.

No puedes recorrer diez kilómetros corriendo sin parar, si antes no has corrido cinco. Como consejos prácticos te recomiendo empezar la exploración anatómica y fisiológica de tu zona íntima con la autoestimulación: la masturbación.

El primer squirt que conseguí, lo experimente mientras me masturbaba. Posteriormente, le enseñé a mi pareja a hacerlo y tiempo después incorporé lo que aprendí en diferentes posiciones sexuales.  Ahora lo experimento durante el coito.

No incorpores el uso de lubricantes. Los que ofrece la industria para adultos, por composición, son más densos que el natural, por ello se dificultaría el traslado de éste de la vagina a la uretra por parte de las glándulas Skene. Trata de buscar lugares cómodos para ello recuerda que puedes llenar de líquido eyaculatorio el lugar donde lo practicas y, por último, si sientes ganas de orinar, no detengas la estimulación: ¡vas por buen camino!


1 comentario


  • Rosa Baez

    Muy nutritivo e instructivo, este artículo, espero tener la oportunidad de seguir leyendo otros mas. Felicitaciones!!!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados